La ansiedad y la alimentación

La ansiedad es uno de los principales males que acosan nuestra sociedad, convirtiéndose en una enfermedad bastante temida especialmente por aquellas personas que sufren de un constante estrés día tras día. No obstante, a continuación vamos a centrarnos en la relación entre la ansiedad y la alimentación.

 La ansiedad y la alimentación

El peligro de la ansiedad y la alimentación

Lo más importante es que tengamos en cuenta que la ansiedad es un mecanismo de nuestro organismo totalmente natural y necesario para el ser humano, pero el problema llega cuando se producen ataques descontrolados ya que nos llevan a padecer molestias que incluso pueden derivar en diarreas, dolores en la zona del estómago, taquicardias, adormecimiento de extremidades, etcétera.

No obstante, a menudo ocurre que si padecemos ansiedad optamos por ingerir una mayor cantidad de alimentos, y por norma general se trata fundamentalmente de antojos, es decir, nos apetece precisamente lo que por no suele ser excesivamente beneficioso para nuestro organismo.

Por ello, las situaciones de ansiedad se pueden traducir también en la adopción de malas costumbres en la alimentación.

Cómo evitar esta circunstancia

Por ello es importante evitar este tipo de circunstancias, y para ello es muy importante aprender a diferenciar entre la sensación de hambre y la ansiedad.

Por otra parte también es muy importante que respetemos los horarios y cumplamos con todas las comidas diarias. A la hora de comer lo haremos en la mesa de forma ordenada y tranquila, además de que nos levantaremos una vez que hayamos terminado, evitando así que aparezca de nuevo la sensación de hambre.

Author: Valverde

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *